Cómo ofrecer una imagen amable en tu local

Cuando se trata de atraer a un público general, la amabilidad es uno de los valores que más desean transmitir muchos establecimientos. No cabe duda de que el trato que ofrezca el personal al cliente es el factor fundamental para conseguirlo, pero primero necesitas que el cliente entre al local para conocerte. ¿Puedes hacer que tu establecimiento sea percibido como amable antes de que lo conozcan por dentro? ¿Cómo causar esa sensación mediante la rotulación de fachadas en Valencia? La imagen juega un papel muy relevante en este sentido.

Podemos empezar por el logotipo. No cabe duda de que tu principal señal de presentación tiene un gran peso en la percepción inicial que el público tenga de tu empresa. Si quieres resultar amable es imprescindible que tu logo lo sea. De hecho, es un proceso común realizar rediseños orientados a potenciar esta característica sin dejar de mantener ciertos elementos característicos de la imagen previa. Existe toda una serie de recursos visuales que permiten potenciarlo, desde las líneas curvas o las formas sencillas hasta otros aspectos más complejos y sutiles.

Y es que si bien muchas veces pensamos en la amabilidad como una actitud, lo cierto es que sus valores también se pueden percibir de una forma más primaria y sensorial. Nos resultan amables ciertas tonalidades o incluso las texturas de los materiales, así como las propias tipografías. Al margen de que cada color primario se asocie comúnmente a unas sensaciones u otras, elementos como la saturación o el brillo marcan la diferencia.

A fin de cuentas, se trata de vestir tu fachada de un color que invite a entrar.De igual modo, no es poco frecuente hablar de la madera como un material cálido y el metal como frío, si bien soluciones técnicas como el dibond corrigen este efecto. En horas de poca luz, también influye la iluminación de tus rótulos. Un ejemplo de actualidad es el uso de los led: si no prestamos atención a la temperatura de luz que emiten, obtendremos un resultado moderno y profesional pero demasiado serio y crudo.

Por último, desde GEXMON Rotulación te recordamos que para resultar amables siempre hay que cuidar los detalles, lo mismo en el trato que en la imagen. Así, en materia de rotulación es más que interesante contar con pequeños elementos complementarios que refuercen las sensaciones que deseas transmitir. Por ejemplo, tanto en vidrios exteriores como, especialmente, en las paredes interiores del local, instalar vinilos decorativos es una tendencia muy popular porque permite hacer un guiño de cercanía al cliente. Todos pensamos en dibujos desenfadados, pero también se utilizan cada vez más inscripciones de texto: sin la carga de información o reclamo que tienen otros elementos de rotulación, es posible usarlas para lanzar mensajes amables o divertidos que sirvan de detalle agradable en el que fijarse.

Si te gustó, compártelo: