Formas de rotulación que ya son propias de otros tiempos

Como sucede en cualquier campo basado en las propiedades estéticas, los rótulos no son ajenos al paso del tiempo, las modas y los cánones. Así, basta con dar un paseo por la ciudad para que compruebes que igual que hay formas de rotulación en Valencia innovadoras y en expansión, otras se ven cada vez menos y dan una impresión anticuada. Si piensas en los rótulos de hace años, seguro que recuerdas formatos que han caído en desuso como los que repasamos a continuación.

Neón: si bien nunca han llegado a morir del todo, estos vistosos e inconfundibles rótulos han ido perdiendo presencia en nuestras calles, no solo por la evolución de las tendencias sino también por las restricciones impuestas en muchos casos por razones de contaminación lumínica. Muchos siguen añorándolos. Hoy es posible imitar hasta cierto punto su característica estética utilizando tecnologías más eficientes como el led.

Rótulos verticales: cuando se imponía llamar la atención a todo precio, los establecimientos competían por la mirada de los transeúntes llenando las calles de rótulos en cascada que terminaron causando una cierta saturación en las zonas más comerciales. Los pocos que quedan siguen levantando miradas pero ya resultan algo obsoletos en nuestras ciudades. Sin embargo, en otros países como Estados Unidos siguen siendo más comunes aún hoy.

Letreros a mano: en este caso sí que prevalece claramente el encanto de una forma de decoración con un componente humano y de ‘cariño’, si bien esa nostalgia se puede ver superada por el mal estado de conservación que tristemente se puede observar en muchos de estos carteles. Si la solera es uno de los valores primordiales de un negocio, quizás la mejor solución sea restaurar y poner en valor este legado.

A priori, cabe pensar que si uno tiene en su establecimiento un rótulo que encaje en esta clasificación quizá sea el momento de acudir a GEXMON Rotulación e invertir en algo nuevo y personalizado para no resultar anticuado u obsoleto al público. No obstante, nunca hay que subestimar el valor de lo tradicional y lo veterano que también puede verse reflejado en un letrero propio de otro tiempo –merece la pena tenerlo cuidado, eso sí–, ni tampoco el particular atractivo que tiene una estética vintage. Siempre hay quien encarga a propósito para un nuevo negocio un rótulo que imite la esencia de otros tiempos.

Si te gustó, compártelo: